Archivo de la etiqueta: viaje

Capturaviaje en NYC

Hello to everyone! ¡Hola de nuevo! Después de mucho tiempo sin subir nada, aquí volvemos a la carga. Hemos estado ocupados durante el verano  y sobre todo tras él, preparando nuestro equipo y las rutas para hacer posible un sueño que tenía desde que era una enana. Si he de ser sincera, jamás pensé que llegase a cumplirse, pero como todo en la vida, con paciencia y tesón todo se consigue, sobre todo no dejando atrás nuestros sueños.

David y yo tuvimos la posibilidad de pasar una semana en Nueva York este pasado mes de octubre. El viaje lo tenía en mente desde mucho tiempo atrás, pero no fue hasta marzo de este pasado 2014, cuando ya tomé la decisión de decirle a David que si no había contratiempo este año iríamos a Nueva York, que había pensado ir en junio pero que tras hablar con el Dr. Ristori, que me dijo: “¡Mari, mejor en Otoño, Central Park con millones de colores a fotografiar!” y así lo hicimos. Os recomiendo reservar con mucho tiempo puesto que así conseguiréis vuelos más baratos si queréis algo fuera de las ofertas ya hechas. Comentar que antes de entrar al país hay que rellenar y abonar un documento llamado ESTA, que es una pre-autorización para entrar al país, aunque ésta última siempre va a depender del funcionario que te atienda al llegar a los EEUU.

Con nuestra breve experiencia en tierras norte-americanas (¡David tenemos que volver!) vamos a intentar ayudar a aquellos viajeros que vayan por primera vez a la gran manzana, sobre todo desde el punto de vista fotográfico. ¡Ah! y no os preocupéis si no habláis inglés, allí todo el mundo habla español. En las tiendas simplemente buscar a los dependientes que tengan una chapita que pone “hablo español”.

María saltando en Central Park - Manhattan - New York

María saltando en Central Park – Manhattan – New York

Estamos preparando una serie de entradas, cada una referida a un lugar específico a visitar. Será más sencillo dar las indicaciones de esta forma para que cada uno lea lo que le interese de los lugares que hemos visitado contándolos en entradas independientes, con el objetivo de que sea una forma clara para hacer la experiencia más eficiente y por tanto os permita disponer de más tiempo libre para seguir visitando más rincones.

Empire State - III - Manhattan - New York

Empire State – III – Manhattan – New York

Desde nuestra experiencia, es necesario un mínimo de 7 días para poder ver lo más indispensable de la ciudad, siempre teniendo en cuenta que nuestras visitas son desde el punto de vista fotográfico, que requieren más tiempo en cada lugar de interés y una planificación de horarios de visita, la hora del amanecer y del atardecer, etc, para así poder aprovechar el día al máximo. Si quieres recrearte más en la obtención de buenas fotos para el recuerdo, ten por seguro que necesitaras más días puesto que una mayor planificación requerirá más tiempo a emplear en cada foto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Os recomendamos la adquisición previa o ya en la ciudad de la “Tarjeta New York Pass” (nosotros lo hicimos desde casa y fue muy rápida su recogida en uno de los puntos disponible en Manhattan) o “New York City Pass”, aunque es un coste extra, ten por seguro que ahorrarás si vas a visitar unos cuantos lugares cuyo acceso sea comprando entrada, lo agradeceréis. En nuestro caso como íbamos para 7 días escogimos la primera porque en el pase de 5 días te permite el acceso a más de 80 lugares de la ciudad sin colas para comprar las entradas, acceso rápido a museos, descuentos  y regalos en tiendas, y una gran variedad de actividades a desarrollar en “La ciudad que nunca duerme”. No olvidéis la opción de añadir “Hopp on, Hopp off”, el autobús turístico. Supongo que algunos estaréis en contra, pero a la vez que hacéis turismo desde un punto de vista distinto y al aire libre, os podréis desplazar por la ciudad, vuestros pies lo agradecerán.

Uno de los autobuses turísticos de NYC - Manhattan - New York

Uno de los autobuses turísticos de NYC – Manhattan – New York

Aquí aprovecho para hacer un inciso, indispensable llevar un calzado no cómodo sino comodísimo, porque aunque tanto el metro, como cualquier otro medio de transporte funciona muy bien, la ciudad se descubre y se disfruta pateándola, por lo que no escatiméis en el calzado. También podéis aprovechar para adquirir allí unas zapatillas de deporte, hay millones de modelos a elegir sobre todo de running. Yo vine muy sorprendida de ver en la zona financiera, a las chicas tanto jóvenes como más mayores, vestidas de traje chaqueta, llegando al trabajo en zapatillas de deporte, con una bolsa de piel en el bolso, llegar a la puerta de su edificio y sacar de ésta sus zapatos de tacón altísimos y cambiarse allí mismo, ¡Olé a la funcionalidad!.

Sobre el clima, creo que nuestra opción fue la mejor, desde el punto de vista fotográfico y desde el físico, ya que fueron unos días cálidos, con algunos aires frescos a temprana hora, pero lejos de calores insoportables o un frío al que no estamos acostumbrados. Solo nos llovió una mañana, pero con paraguas se iba bien. Por el sur estamos acostumbrados a otro tipo de lluvia con viento. Además Central Park está impresionante.

Neuronas - Central Park - Manhattan - New York

Neuronas – Central Park – Manhattan – New York

En cuanto al equipo fotográfico, en el avión os pasarán un documento con declaración de bienes, no tenéis que especificar vuestro equipo, salvo si tenéis la intención de venderlo allí. Mi recomendación y la de David, es que para pasar rápido los controles de aduanas y no perder nada, meted filtros, tarjetas, equipos de limpieza, etc en bolsas transparentes de esas de congelar, y todos los aparatos electrónicos preparados para sacarlos y ponerlos en las bandejas de forma rápida puesto que es obligatorio sacar todo aparato electrónico como móviles, cámaras, flashes, etc. Para nosotros fue mucho más sencillo así, porque entre la cola de gente con prisa y el policía con ganas de terminar el turno, aquello es una presión continua. Además, evitáis rayones y pérdidas de pequeñas piezas. En relación con el número de tarjetas que llevamos, como siempre más vale que sobre y no que falte, además haréis un montón de fotos, David se trajo unas 3.200 fotos (hizo muchas ráfagas a taxis, ardillas, aves, etc) y yo unas 800 fotos. Y en cuanto a las mochilas fotográficas no hay problema en entrar en los lugares por voluminosa que sea, salvo en los museos, pero podéis dejarlas en consigna, con la precaución siempre de llevaros con vosotros el equipo más caro.  En el resto de lugares sólo os pedirán que las abráis o a lo sumo que la dejéis en el suelo para que la huelan los perros sin más problemas.

Pilares del Puente de Brooklyn - Manhattan - New York

Pilares del Puente de Brooklyn – Manhattan – New York

En cuanto al trípode, nosotros nos lo llevamos, facturados en la maleta. Si tienes perfectamente planeadas las salidas fotográfica con el uso de trípode, puedes dejarlo en el hotel cuando no hagas fotos con él. En nuestro caso, como era nuestra primera visita a la gran manzana, y como queríamos hacer tantas cosas, para maximizar el tiempo era inviable hacer salidas únicamente  para fotos con trípode, por lo que opté por llevarlo siempre conmigo en un lateral de la mochila, prefería ir cargado y así asegurarme de disponer de él en caso de necesitarlo. ¡El tiempo es oro y hay tantas cosas que ver!. Lo recomendable es que sea ligero y práctico, uno de fibra de carbono sería perfecto, nosotros llevamos el Manfrotto BeFree que sólo pesa 1,1kg y soporta 4kg. Se pueden usar en la ciudad pero con sentido común, no es recomendable hacerlo en Times Square una noche de viernes porque la masa humana os lo impedirá, imaginaos el tapón que podéis hacer. En los edificios como Empire State o Top of the Rock, están prohibidos, pero por la misma razón. Pero os hará mucha mucha falta para poder llevaros, por ejemplo, vuestra foto del Puente de Brooklyn con el skylight de fondo entre muchas otras.

Brooklyn Bridge desde Main Street Park - I - New York

Brooklyn Bridge desde Main Street Park – I – New York

Otra recomendación es que paséis por la tienda B&H, situada en el 420 de la 9th Avenida, entre las calles 34 y 33, alucinaréis con el material disponible para ver y su sistema de entrega de pedido, una pasada, en tiempo real pasa del almacén a la caja, por un sistema de railes suspendidos en el techo. No olvidaros del regalo o descuento por tener la tarjeta New York Pass. David aprovechó y compró una mochila más grande para poder llevar el equipo, la Lowepro AW 500 (una maravilla) y varias tarjetas CF de alta velocidad.

En cuanto al alojamiento, depende lo que busquéis. Nosotros elegimos el “Hotel Sheraton” por su ubicación, bueno lo elegí yo, David el pobre se amolda a todo, ya que está a 5 minutos andando de Times Square y a otros tantos de Central Park, y a unos 15 minutos del Rockefeller Center. También al lado del hotel había multitud de restaurantes y lugares típicos americanos para desayunar o almorzar. Creo que fue todo un acierto porque así pudimos ir todas las noches a Times Square y disfrutar de ese espectáculo de luces y gente.

Y en relación a la compañía aérea con la que viajamos fue Iberia (haciendo patria), tanto el vuelo de ida como de vuelta, impecable en horarios, servicio prestado y calidad del avión. El transporte del aeropuerto al hotel también estaba concertado con la agencia de viajes y fue un acierto.

En resumidas cuentas están son las cosas que más nos llamaron la atención a David y a mí:

  • La amabilidad de los neoyorkinos, su respeto por los turistas y más si te ven con una cámara réflex (al disparar la foto bajas la cámara y ves a todo el mundo parado esperándote, eso no tiene precio).
  • La limpieza de Central Park.
  • La cantidad de gente que hay pero lo bien organizado que está todo para el cliente.
  • Presencia policial en cada dos calles pero te dejan hacer.
  • Dolor de cuello de tanto mirar hacia arriba.
  • No dejéis de dar un paseo en helicóptero, es una pasada.
  • Y por último y lo que más nos impactó fue la “Zona Cero”, al llegar sientes algo raro en la atmósfera y un gran respeto por todas las personas que perdieron la vida aquel día.

Esperamos que sean de utilidad nuestros consejos y que disfrutéis de la ciudad!. ¡Hay que intentar ir alguna vez en la vida. Capturaviaje quiere repetir!!!!

Aquí os mostramos como es habitual el pase de diapositivas de una breve selección de nuestras imágenes tomadas durante nuestra estancia en NYC:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y para ver más fotos con mayor tamaño y mayor calidad, os dejamos el pase de diapositivas de flickr:

En caso de no poder visualizarlo accede directamente a nuestro álbum de flickr sobre esta entrada.

Sin más, nos vemos en las próximas entradas con nuestros consejos y experiencia de los lugares que Capturaviaje visitó en NYC, y al finalizar publicaremos otra entrada de cómo planificar el viaje con más detalle de lo que hemos comentado en esta breve introducción.

Un saludo a todos y gracias por vuestro tiempo y vuestra visita. 😉

Casa Convento Almoraima

La primera parada en el camino la vamos a hacer en la Villa de Castellar. Sólo vamos a resumir brevemente la historia de su nacimiento como ciudad, ya que asentamientos se presumen que han habido desde la antigüedad (Paleolítico Inferior y Neolítico).

Fortaleza árabe del Sg XIII en el Reino de Taifas, en defensa contra la ciudad de Algeciras. Recinto amurallado, con bello arco enmarcado en otro de herradura, que da acceso al patio de armas y de ahí al caserío interior.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Declarado Bien de Interés Cultural en 1949, enclavado dentro del Parque Natural de los Alcornocales, que es denominado como “Última Selva Mediterránea”. Puedes encontrar más información del pueblo en esta dirección: http://www.castellardelafrontera.es

Vayamos a describir la Casa Convento de Almoraima:

Entrada del Hotel Convento Almoraima

La condesa de Castellar, esposa de Juan Arias Saavedra (Primer señor de Castellar), Dña Beatriz Ramírez de Mendoza, realiza donaciones a la iglesia y entrega el convento a los Hermanos Mercedarios Descalzos del Monasterio de la Almoraima en 1603.

En 1839 es expropiado por el estado y en 1861 el Duque de Medinaceli gana las 16 mil hectáreas y el convento a la Hacienda Pública, convirtiéndolo en uno de los más selectos cotos de caza del país. Destacar que la Reina Victoria Eugenia era asidua del mismo.

En la Guerra Civil se convierte en hospital de heridos y en 1945 se crea la empresa corchera, aprovechando la cinética del entorno, que es muy satisfactoria hasta su declive.

Instalaciones Empresa Corchera

En 1972 lo adquiere RUMASA hasta expropiación, formando parte del estado. Como curiosidad decir que el señor Ruiz Mateos tras expropiación, pedía como indemnización que se le devolviese, solo la finca, para así sentirse compensado.

Actualmente es una especie de parador, perteneciente al estado, con categoría de 4 estrellas, que ofrece 23 habitaciones totalmente reformadas en 2010. Destacar las chimeneas que se encuentran en ellas, que dan un ambiente mas acogedor aún si cabe a las instalaciones. Invitan al descanso tras un día en contacto con la naturaleza.

Es punto importante de avistamiento de cigüeñas, que han establecido su hogar en la zona. En cualquier época del año puedes acercarte y realizar algunas fotos de estas aves. Son fácilmente visibles desde la Estación de San Roque hasta La Almoraima.

Cigüeña en su nido – Estación de San Roque

Instalaciones que ofrecen

Habitaciones completamente renovadas en 2010. Destaca la sala común con una chimenea original del palacio en torno a la cual se reúnen los clientes.
Restaurante La Gañanía, especialista en carnes de caza.
Para el primer semestre de 2013 próxima apertura de un Salón para todo tipo celebraciones, con una capacidad para 200 personas.
En un futuro próximo contarán con Centro de Educación y Turismo Ambiental “La Jarandilla”.

Actividades que se ofrecen

Desde cacería mayor y menor (rececho, descarte de hembras, monterías, etc), berrea, jornadas micológicas, rutas de senderismo (se puede llegar a cuevas con pinturas rupestres: Abejera, El Cancho y Los Tajos) y rutas nocturnas de 4×4, ofrecida por empresa de la zona,
avistamiento de aves y fauna salvaje, rutas a caballo, …

Otoño en Almoraima

Otoño en Almoraima

Desde punto vista fotográfico

Puedes practicar fotografía macro, en otoño e invierno con las setas. Desde el punto de vista de naturaleza, puedes encontrar todo tipo de aves, desde las ya mencionadas cigüeñas hasta buitres leonados.

Una de las posibilidades fotográficas que nos brinda este lugar es el interior de la torre con su escalera de madera, la geometría de la construcción unida al punto de vista más favorable hace posible que el espectador se detenga a contemplar la imagen recorriendo con la mirada la espiral que se descubre ante nosotros. Para ello hay varios factores a tener en cuenta. El primordial es tener una intensidad de luz importante por las ventanas de modo que ilumine la escena lo mejor posible y no tengamos que subir demasiado el valor ISO (ya que se generaría ruido), evitaremos días nublados, atardeceres, etc. Por otra parte se ha de buscar una composición donde las líneas fluyan y dirijan la mirada, evitando cortar en la medida de lo posible el diseño de la escalera. La espiral ha de ser visible en todo su recorrido por lo que deberemos asomarnos a la escalera todo lo que podamos pero de forma segura (evita caídas innecesarias).

Escalera de la Torre

Escalera de la Torre

Los datos EXIF de la foto son: 1/60s, f3.5, 18mm, ISO 400.

Para fotografía de exterior, sus espacios abiertos ofrecen mucha diversidad, podemos disfrutar de retratos junto al verde de la gran extensión de cesped haciendo uso de nuestra creatividad y sensibilidad, jugando con los árboles en las poses y la luz filtrada por la copa de los árboles. Un reflector para suavizar la luz o rellenar sombras será de agradecer sobre todo en horas de luz dura como el mediodía, otorgarán mayor calidad a la imagen final.

Ubicación del hotel en google maps:

Puedes encontrar toda la información del mismo en su web.

http://www.laalmoraimahotel.com/

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si decidís pasar un fin de semana allí, preguntad por Antonio Álvarez. Él nos atendió y además de ser muy amable, es un gran conocedor de la historia del lugar.

Nosotros estamos interesados en alojarnos y probar la ruta 4×4 y la visita a las pinturas rupestres, en cuanto lo hagamos lo reflejaremos en el blog para daros a conocer nuestra experiencia y animaros a hacer lo propio.

El lugar no es sólo para disfrutar un fin de semana, sino que cualquier momento puede ser apropiado. Por ejemplo esa tarde en la que no sabes qué hacer, pues la Casa Convento Almoraima y sus alrededores son una buena opción, invita al paseo, a la fotografía y a un buen café en una de sus salas acogedoras o una buena cena en ese magnífico restaurante.

Espero que os haya interesado, por favor acercaos y disfrutad del lugar.

Un saludo y we’ll be back asap!!

;